Taxista secuestrador en #TuxtlaGtz denuncia y testimonio de lo que me ocurrió ayer miércoles: Carolina Gómez García.

«El dia de hoy al rededor de las 4:30, abordé un taxi a la altura de Calzada al Sumidero rumbo a Los Laureles, a impartir una clase de arte a mis alumnitos como cada miércoles. Siempre al abordar un taxi tomo fotos del número y lo envio a alguna amiga, por precaución,obvio el taxista no se dió cuenta. Al subirme noté que el tipo me quedaba viendo mucho por el espejo, le pregunté cuanto me cobraba, a lo que me dijo que «Son $100 pesos hasta allá», le dije que viajo allá cada miércoles y que no es esa la cantidad que me cobran, aparte no me dió buena vibra y sentí que debía salir de ahí. Le dije: ¿Sabe que? Gracias pero voy a bajar. (Acababa de subir al taxi e iba avanzando ni una cuadra) Cuando le dije eso, me quedó viendo de una manera muy fea y aceleró el carro, le dije ¡Voy a bajar! ¡Bajeme! Y el tipo avanzaba más, grité por la ventana ¡Auxilio! Pero obviamente el auto a velocidad me llevaría quién sabe a donde. En ese momento me sentí tan vulnerable, tan inútil, tan impotente. Me armé de valor (Todo pasó en minutos) Y le dije que tenían ya todos los datos del taxi, tomé mi botellón de agua (Es de cristal) pensé en romperlo contra la ventana y si tenía que hacerlo, defenderme. Abrí la puerta y pude escaparme, cuando un señor de un taller mecánico dijo que me escuchó, que salió y que al verlo el tipo asqueroso frenó. Posiblemente ahora no estaría con vida para contar esto, posiblemente mi cuerpo sería encontrado dias después quién sabe donde, muy posiblemente hubieran abusado de mi, lo sentía en la forma en que me veia. Corrí con suerte pero hoy viví en carne propia lo que es sentirte perdida, vulnerable, a merced de gente sin escrúpulos. Me pregunto si este tipo de gente tienen hijas,hermanas,madre. No faltará la o el que pregunte ¿Cómo iba vestida? ¿Por qué agarré cualquier taxi? O que estoy haciendo un escándalo porque no me hizo nada. Estoy harta de cuando abordo un taxi me pregunten cosas como si tengo novio, que a donde voy. Nunca hago plática y me pongo a hablar por teléfono, por la calle no falta el acosador que con su mirada te ofende, te agrede, se cree con el derecho de gritarte «piropos» que jamás pedimos. Ya sabemos como se las gastan «las autoridades», que seguramente no harán nada o dirán que no hay nada que perseguir porque no tengo pruebas o porque no estoy muerta. Quiero alzar la voz en nombre de todas las mujeres que no la tienen o que no se atreven. Sólo alcancé a decirle que se iba a acordar de mi, que la vida se va a encargar de darle su merecido. Compartan hoy por mi, mañana por ustedes. Soy una maestra que trabaja en distintos espacios, que todos los dias viaja para enseñar lo mejor que se y que cree que la educación y la conciencia puede transformar vidas y para crear una sociedad menos misógina, machista y violenta.»

Compartir