Chiapas, embudo de migrantes

El Instituto Nacional de Migración (INM) mantiene desde hace dos semanas, en un albergue ubicado en el municipio chiapaneco de Mapastepec, a casi 2 mil migrantes a quienes con la promesa de entregarles tarjetas de visitantes o permisos de trabajo, ha logrado detengan su avance en el país hasta la frontera con Estados Unidos.

De acuerdo a la Secretaría de Gobernación (Segob), el INM a tramita 1, 632 tramites migrantorios de solicitudes que se han recibido en el albergue, correspondientes a personas  de Cuba, Haití, Honduras, El Salvador y Guatemala.

La dependencia sostuvo que este grupo de migrantes se encuentran en proceso de regularización y que podrán permanecer en el país una vez que se les otorgue la tarjeta de visitante regional o permisos de trabajo.

En tanto, poco más de 3 mil migrantes que entraron esta semana al país, avanzan en caravana y se espera que este miércoles avancen de Huixtla a Mapastepec, en donde autoridades migratorias les ofrecerán regularizar su status legal, para lo que deberán permanecer en el albergue municipal.

Un tercer grupo de migrantes de unas mil personas mantiene un campamento afuera de la Estación Migratoria Siglo XXI, en el municipio Tapachula. En este lugar la mayoría son migrantes de diferentes países de Africa que esperan autoridades migratorias les permitan tramitar los llamados “pases de salida” que les permitirían transitar por el país 20 días, tiempo que ocuparían en llegar a la frontera con Guatemala.

La sobrevivencia de los migrantes que entran al país en caravana se ha vuelto adversa. Este martes autoridades de Huixtla trataron de evitar que 2 mil migrantes centroamericanos ingresara al pueblo. Desde un día antes el gobierno municipal declaró estado de emergencia y pidió a comerciantes cerraran cuando los migrantes entraran, bajo el argumento de que actuan en forma violenta.

Autoridades migratorias y migrantes han sostenido varios connatos de enfrentamientos, el más reciente fue el pasado sábado 13 de abril, cuando se confrontaron en el interior del albergue de Mapastepec.

El INM dijo que un grupo de migrantes comenzaron a agredir de modo verbal a funcionarios de las oficinas y poco después lanzaron piedras contra ellos. La Policía Federal llegó al lugar para detener el conflicto. El INM retiró al personal del lugar, lo que dificulta los trámites de regulación.

A la par del ofrecimiento para regularizar su estancia en el país, este martes el INM detuvo a una centena de migrantes que avanzaban sobre las carreteras de Huixtla; y deportó vía aérea a 148 cubanos que “tenían una condición de estancia irregular en el territorio mexicano”, según autoridades.

Compartir